viernes, 17 de noviembre de 2017

Honor perdido.


Es curioso ver como la carne desecada al sol se conserva en perfecto estado. Las sales de la arena y el calor actúan como un horno que las deshidrata y macera poco a poco otorgándoles un sabor salado pero muy apetitoso.

Eso fue lo que encontramos durante la excavación de la trinchera en la que íbamos a pasar la horas más calurosas del día. Primero un soldado encontró una mano, y poco a poco, varios compañeros se le unieron hasta que empezamos a encontrar los restos de cuerpos momificados, completamente desnudos y desprovistos de humanidad.

En ese punto todo el pelotón se abalanzó hacia ellos. Empezamos a luchar entre nosotros a codazos por hacernos con un trozo de carne, la desenterrábamos apresuradamente y nos la metíamos en la boca para saciar nuestra hambre mientras nuestros pocos dientes luchaban por masticar esa dura carne cubierta de arena que hacían chirriar el esmalte. La arena caía de nuestra boca mientras profanábamos el cuerpo del que podría haber sido nuestros hermano. Sentí pena, hubiera llorado si hubiera tendio lágrimas, pero no pude hacer más que intentar masticar esa leve esperanza de vida. En verdad os digo que no quedaba humanidad en nosotros.

Hacía semanas que el ejército se había quebrado  y dispersado. El bombardero orbital sobre nuestra última defensa fue tan intenso que al despejarse la niebla de la batalla ya no sabíamos distinguir quien era amigo o enemigo. En tal endiablada batalla, algunos afirmaban haber visto a marines luchando con ellos codo con codo, mientras otros relataban auténticos episodios de terror al sufrir el ataque de los hijos del emperador. Nadie entendía nada. 

Nos desperdigamos, nos aventuramos al desierto, con la esperanza de ser rescatado. Con el paso de los días, menos hombres soportaban la marcha. Los desdichados se alejaban vagando por las olas del cálido mar de arena hasta que se les perdía de vista y ya no volvían más.

A la semana de vagar no sabíamos qué éramos, o a qué pertenecíamos. No sabíamos si éramos soldados derrotados, u hombres deshonrados por fallar a nuestro deber al Emperador. Lo único que era seguro es que todo se había convertido en una maldita pesadilla. Y por si fuera poco, mis plegarias al emperador se habían secado como los fluidos de nuestros cuerpos.

¿Cómo habíamos llegado a desmoronarnos tanto? Mi mente se nublaba y mezclaba ideas. Nuestro deambular por el desierto era cada vez más errático. Perdíamos ropa durante el día y por la noche nuestros cuerpos caían bajo el cielo nocturno sin abrigos, haciendo tiritar nuestros desnutridos huesos. Las raciones no dudarían mucho más y los convertidores de orina empezaban a fallar. El sargento de mi pelotón, un gigantón de veinte años, se convirtió con el paso de los días en una sombra de sí mismo y murió sufriendo extrañas convulsiones con los primeros rayos de sol de una mañana cualquiera, ya no recuerdo cual.

Cuando se acabó la pútrida agua pensé que no duraríamos ni una jornada, pero no sé por qué milagro permanecimos vivos cinco días más. Aun así éstos últimos días ya no nos hemos movido. 

Hoy quedábamos cinco de nosotros, apoyados los unos con los otros, como una pila de cadáveres que se pudren al sol.

Preveo mi muerte. El sol abrasador me ha cegado, pero por un momento noto frescor. El sol no me azota como de costumbre. Algo se interpone. Levanté la cabeza, acompañada por el crepitar de las fibras del cuello que se rompían con mi movimiento. Había algo raro ante mi, una sombra. Con mi vista totalmente nublada pude vislumbrar algo. Era una figura. 

Era alta, grande, ancha, quizás llevara armadura, quizás era un marine. Pero mi corazón no sentía salvación ni alegría.

Movió su mano poco a poco hacia mí e intentó cogerme. La silueta, al moverse, dejó ver las sombras de sus cuernos decorando una labrada armadura.

-  Eso no -  creo que llegué a balbucear.

Tanteé en el suelo y alcancé a notar la granada de fragmentación que me quedaba colgando del cinturón. Le quite la anilla mientras pensaba que por fin iba a poder descansar en paz. 

miércoles, 25 de octubre de 2017

Tau Report on Commissars and their devotion to the Emperor.

The popular perception of a Commissar of the Imperial Guard is that of a cruel, sadistic, cynical, arrogant, and stupid man with a low cultural level who has undergone a brainwashing, which has been stamped in blood and fire the dogma of the Empire.

This character is an officer who inspires fear among his troops and at the same time conveys a soft sense of tranquillity despite the monster that exists inside.

We have detected that our perception with these individuals is totally false. Firstly, they are not humans without training. In most cases, his military career has been accompanied by other higher education, so most of these individuals are intellectual people committed to extreme levels with service to the Emperor.

We have followed the trajectory and experiences of fifty commissioners who have been taken prisoners, and most of them had held offices in the Adeptus Ministorum before entering the army. Among them were lawyers, economists, politicians, aristocratic people, philologists and philosophers of imperial doctrine. All of them are cultivated in the arts, in letters and in the sciences.

There are differences between the Commissars and the rest of the officers of the Imperial Guard. An officer as a rule may have more respect for his troops and even for the enemy than a Commissar. In addition their education is usually more basic and their social status more modest, coming from agrarian or mining worlds. The common officer has a humility that makes them stand out for the rest of the troop, so the sergeants and lieutenants are well valued and respected by their soldiers.


The Commissars, on the other hand, have become true mass murderers in uniform. We have the case of Commissar Savron of the third regiment of Cadia, a devotee of the Emperor committed to his doctrine. Of theoretical formation military and of Chronister profession, was a man of action and was wounded in numerous occasions, but his past and even his recent present are frightening.

Thanks to the transference of memory that we applied to the prisoner (not without opposing great resistance) we were able to visualize scary scenes of his life. In one of them we saw how he ordered to purge a city that showed signs of chaos worship. He ordered to bring a woman prisoner and her baby and killed them with his gun, to give an example of the mission of the day. At nightfall, the city was a heap of ruins. During that day Savron did not hesitate to shoot several soldiers who sobbed at the horror in which they were participating.


It is curious to see that Savron Commissar and others like him, well-educated people, could become great genocides, but the Empire is a belief system that generates much fervor towards the Emperor, who crystallises hopes and works as a cultural drug in the psyche of the devotees. If we examine the massacres that the empire has committed in any crusade, we will find innumerable scholars leading or imposing these patterns.

Space Marines can reach similar extremities, but, unless they fight Xenos, they do not denote the satisfaction or recreation in their massacres like the one that can be witnessed by the Commissars of the Imperial Guard.

The problem is that, generation after generation; the young imperialists experience political rationalization towards extreme devotion by the Emperor with marked racial emphasis. The troops, most of them from low-culture worlds, enter generously to serve in the army to escape the semi-slavery of their worlds. Those who are fervent and with a certain culture will be destined to much more elitist roles like Captaincies or Commissars.

But humanity is not blind to its own extermination. Does not the Empire inspire moral revulsion? Unfortunately not. Its morale is because it has been built socially and politically with roots to the faith of the Emperor. The Heresy of Horus has marked humanity as the Emperor's duty, even though most of its inhabitants are unable to name a single Primarch. That false mourning for the death of the Emperor and the feeling that a battle is fought for the survival of humanity is taken to its civilization on the brink of barbarism.

Abaddon's campaigns against humanity have increased the hatred of Imperial troops towards the unknown. The Empire returned to total warfare in an even more radicalized manner calling for its racial supremacy. Until then, the military campaigns had been a war of vengeance subject to interests of the Ministorum, but in the last millenium, the war has become a crusade without quarter.

The Empire lives by an infinite confrontation towards an eternal enemy that has two faces: the insurgent humans and the Xenos that denies the Emperor. For the Empire there is no difference between the civilian population exterminated without a quarter at the least indication of sedition, or the invasions of chaos to which they launch numerous armies that barely manage to maintain with arms and food (the numerous casualties allow to support regiments remaining with its limited military logistics). In its logic, to stop the Chaos could imply to exterminate a nonconformist population with the totalitarian regime. Any offense is repressed, any doubts are punished. This imperative has constrained the legitimacy of genocide. So the dogma has been and is "The Empire or Chaos."

This explains the actions of the Commissars. They foresee the mortal danger facing the Empire, so that, for society survival, they must eradicate any sign of dissent in order to fulfill the Emperor's designs. In this way, the Commissars are ideologically very committed people, pure activists of enthusiasm, anguish, panic and cruelty. They are very convinced officers of what they say and do. And do not hesitate to prove it.

His goal can reach excesses like Lord Comissar Lery Ceos and his infamous troops named as "The Rehabilitated." This unit was famous for being fed by criminals convicted of blood crimes or worse barbarities. The whole unit was hated even by many Army Commanders. But their success gives them recognition, and they participated in numerous operations against incontrollable enemies giving them a reputation for brutality. These troops fought in a ruthless way carrying out actions of extermination of civil population and soldiers prisoners, and intervening against upheavals in a particularly vile way. They are rumored to have included political prisoners accused of heresy. The death of Commissioner Ceos remains a mystery but it is rumored that it was an act directed by the Officio Assassinorum before its increasingly clear tendency to Chaos.

Even so, before the interrogations of the prisoners who knew Comissar Ceos, everyone agrees that he was "an abject but fascinating celebrity". All the testimonies coincide in pointing out that he was a charismatic and brave man, and stupidly intrepid.

That is why the Commissioners are feared by their own and strangers. Our own Gue'vesa tremble at the sound of their names. And in case of being caught in battle, they prefer to commit suicide by shooting their heads so their bodies do not serve as vile soulless machines that work for the empire.

Let this report reflect that despite our advanced science and technology in the face of the empire, the fanatical devotion of humanity is a clear obstacle to achieving the Supreme Good of our flourishing Tau Empire.

sábado, 14 de octubre de 2017

Informe Tau sobre los Comisarios y la devoción al emperador.


La percepción que se tiene popularmente de un Comisario de la Guardia Imperial es la de un individuo cruel, sádico, cínico, arrogante, y lerdo, con un bajo nivel cultural que ha sufrido un exhaustivo lavado de mente, al que se le ha grabado a sangre y fuego el dogma del Imperio. 

Este individuo es un ser que inspira miedo entre sus tropas, y a su vez, transmite una suave sensación de tranquilidad pese al monstruo que alberga en su interior.

Hemos detectado que nuestra percepción con estos individuos es totalmente falsa. Para empezar, no se trata de humanos sin formación. En la mayoría de los casos, su carrera militar ha venido acompañada de otra formación superior, por lo que la mayoría de estos individuos son gente intelectual comprometida a niveles extremos con el servicio al Emperador. Hemos seguido la trayectoria y las experiencias de una cincuentena de Comisarios que han sido tomado presos, y mayoría de ellos habían ostentando oficios en el Adeptus Ministorum antes de ingresar en el ejército. Entre ellos había abogados, economistas, políticos, gente aristocrática, filólogos y filósofos de la doctrina imperial. Todos ellos gente cultivada en las artes, en las letras y en las ciencias.

Hay un fuerte contraste entre los Comisarios y el resto de oficiales de la Guardia Imperial. Un oficial por norma general puede llegar a tener más respeto por sus tropas e incluso por el enemigo que un Comisario. Además su formación suele ser más básica y su estatus social más modesto, viniendo de mundos agrarios o mineros. El oficial común dispone de una humildad que les hace destacar por el resto de tropa, por lo que los sargentos y tenientes son bien valorados y respetados por sus soldados.

Los Comisarios por el contrario han llegado a convertirse en auténticos asesinos de masas con uniforme. Tenemos el caso del Comisario Savron del tercer regimiento de Cadia, un devoto del Emperador comprometido con su doctrina. De formación teórico militar y de profesión cronista, fue un hombre de acción y resultó herido en numerosas ocasiones, pero su pasado e incluso su presente son espantosos. Gracias a la transferencia de memoria que le aplicamos al preso (no sin oponer gran resistencia) se logró visualizar terroríficas escenas de su vida. En una de ellas vimos como ordenó purgar una ciudad que presentaba indicios de culto al caos. Para ello ordenó traer a una mujer presa y a su bebé y los mató con su arma reglamentaria ante toda la tropa para dar ejemplo de cuál iba a ser la tarea aquel día. Al caer la noche, la ciudad era un cúmulo de cimientos. Durante aquella jornada Savron no dudó en disparar a varios soldados que sollozaban ante el horror en el que estaban participando.

Resulta curioso ver que el Comisario Savron y otros como él, gente muy formada, pudieran convertirse en grandes genocidas, pero el Imperio es un sistema de creencias que genera mucho fervor hacia el Emperador, que cristaliza esperanzas y que funciona como una droga cultural en la psique de los devotos. Si examinamos las masacres que ha cometido el imperio en cualquier cruzada, encontraremos innumerables eruditos liderando o imponiendo estos patrones.

Los Marines Espaciales pueden llegar a extremismos similares, pero, a no ser que luchen contra Xenos, no denotan la satisfacción o recreación en sus masacres como la que se puede presenciar por parte de los Comisarios de la Guardia Imperial. 

El problema radica en que, generación tras generación, los jóvenes imperiales experimentan  la racionalización política hacia la extrema devoción por el Emperador con marcado énfasis racial. Las tropas, en su mayoría provenientes de mundos obreros, entran de manera generalizada a servir en el ejército para escapar de la semiesclavitud de sus mundos. Aquellos que sean fervientes y con cierta cultura serán destinados a roles mucho más elitistas como Capitanías o Comisarios.

Pero la propia humanidad no es ciega ante su propio exterminio. ¿Acaso el Imperio no les inspira repugnancia moral? Desgraciadamente no. Su moral se debe a que ha sido construida social y políticamente con arraigos al credo del Emperador. La Herejía de Horus ha marcado a la humanidad el deber del Emperador pese a que la mayoría de sus habitantes no son capaces de nombrar a un solo Primarca. Ese falso duelo por la muerte del Emperador y la sensación de que se libraba un combate definitivo por la supervivencia de la humanidad está llevado a su civilización al borde de la barbarie.

Las campañas de Abaddon contra la humanidad han aumentado el odio de las tropas Imperiales hacia lo desconocido. El Imperio  retornó a la guerra total de una forma aún más radicalizada clamando por su supremacía racial. Hasta entonces las campañas militares habían sido una guerra de venganza sujeta a intereses del Ministorum, pero en el último milenio, la guerra se ha convertido en una cruzada sin cuartel.

El Imperio vive y viven de una confrontación indefinida hacia un enemigo eterno que tiene dos caras: el del insurgente golpista y la radical que reniega del Emperador, como los Xenos. Para el Imperio no hay diferencia entre la población civil exterminada sin cuartel ante el mínimo indicio de sedición, o las invasiones del caos a las que lanzan numerosos ejércitos que a duras penas logran mantener con armas y alimentos (las numerosas bajas permiten soportar a los regimientos restantes con su escasa su logística militar). En su lógica, frenar al Caos podía implica exterminar a una población inconforme con el régimen totalitario de un alejado de la mano del Imperio. Cualquier ofensa es reprimida, cualquier duda es castigada. Este imperativo ha constriudo la legitimidad del genocidio. Por lo que el dogma ha sido y es “El Imperio o el Caos".

Así se explican el comportamiento de los Comisarios. Ellos prevén el peligro mortal que afronta el Imperio, así que, para que la sociedad sobreviva, han de erradicar a cualquier signo de disidencia para cumplir los designios del Emperador. De esta forma, los Comisarios son personas ideológicamente muy comprometidas, activistas puros con una perspectiva en la que se dan la mano el entusiasmo, la angustia, el pánico y la crueldad. Son oficiales muy convencidos de lo que dicen y hacen. Y no dudan en demostrarlo.

Su meta puede llegar a extremos como el del Lord Comissar Lery Ceos y sus infames tropas nombradas como “Los reformados”. Dicha unidad es famosa por nutrirse de delincuentes convictos de delitos de sangre o peores barbaridades. Toda la unidad era despreciada incluso por muchos mandos del Ejército. Pero sus éxitos les valieron el reconocimiento, y participaron en numerosas operaciones contra tropas insumisas pese a que les dieron una reputación de brutalidad incluso en el marco de las políticas imperiales. Estas tropas combatían de una forma despiadada realizando acciones de exterminio de población civil y soldados presos, e interviniendo contra alzamientos de manera especialmente vil. Se rumorea que llegaron a incorporar presos políticos acusados de herejía. La muerte del Comissario Ceos sigue siendo un misterio pero se rumorea que fue un acto dirigido por el Oficio Asesinorum ante su cada vez más clara tendencia al Caos.

Aun así, ante los interrogatorios a los presos que conocieron a Ceos, todos coinciden que era “un personaje abyecto pero fascinante”. Todos los testimonios coinciden en señalar que era un hombre carismático y valiente, y estúpidamente intrépido.

Es por ello que los Comisarios son temidos por propios y extraños. Nuestros propios Gue'vesa tiemblan al oír pronunciar sus nombres. Y en caso de verse atrapados en la batalla y estar a punto de ser capturados, prefieren suicidarse reventándose la cabeza para que sus cuerpos no sirvan como viles maquinas sin alma que trabajen para el imperio

Sirva pues este informe para reflejar que pese a nuestra avanzada ciencia y tecnología frente al imperio, la devoción fanática de la humanidad es un claro obstáculo para lograr el Bien Supremo de nuestro Imperio floreciente.



miércoles, 6 de septiembre de 2017

El Valle de Harstein


Tienda Drobbit
Campaña AOS 
Albert Vs Javier 1500ptos


La hueste del Tirano Ogor Buscamuertes y su hermano, el Carnicero Tripavil, estaba formada por un magnifico regimiento de Iron Ogors, enormes y bravos soldados que vestían pesadas armaduras y empuñaban monumentales armas. Junto a ellos marchaban una tropa de Leadbelchers, forzudos Ogors que transportaban cada uno de ellos un formidable cañón. Y para completar la hueste, les acompañaba la descomunal silueta de un carruaje Ironblaster, un carruaje indómito donde descansaba un temible mortero y su mortífera carga

La partida de guerra entró en el valle de Harsein al atardecer, y por orden de su líder se dirigieron hacia el primer montículo de ruinas, donde descansaba una columna. Era alta y recia, y su proximidad alteraba la conducta de los Ogors. Se mostraban más inquietos de lo normal y se lanzaban gruñidos entre ellos. El Carnicero Tripavil apoyó su mano en la columna, y esta respondió a su tacto con un brillo violáceo.

RELIKIA SER AKI. ROMPER ROKA.

El líder de los Iron Ogors, un impresionante Ogro que lucía una pesada armadura de hierro, dio un paso al frente, y empezó a descargar su terrorífico mazo contra la columna. Grandes trozos de piedra se desprendían con cada golpe, y algo metálico empezaba a verse en su interior. Su tarea se iba a completar pronto, pero de pronto, el cielo se empezó a nublar.

Cuando empezaron los truenos, los Ogors giraron su cabeza y miraron hacia las extrañas nubes. En cuestión de segundos, las nubes empezaron a tapar todo el cielo. Cuando casi lo habían cubierto, empezaron a brotar rayos entre ellas. Los rayos empezaron a crecer en intensidad, hasta que varios de ellos dejaron de bailar entre las nubes y cayeron al suelo con gran estruendo, no muy lejos de su posición.

Tripavil miró hacia donde habían caído los rayos. Y observó cómo siluetas brillantes se levantaban del suelo, y entre aquellas siluetas se encontraba lo que parecía ser otra columna.

¡KOLUMNA! ¡ENEMIGOS! ¡AVANZAR! ¡AVANZAR!

El Tirano Buscamuertes miró a la zona del valle donde señaló su hermano, entendió lo que pasaba y empezó a rugir órdenes.

FORMAR, FORMAR, ¡AVANZAR! ¡AVANZAR!

Los ogros se agruparon rápidamente, y empezaron a marchar con enormes zancadas hacia las figuras doradas, mientras de los Leadblechers y el mortero del IronBlaster les apoyaron rugiendo y lanzando sobre sus cabezas enormes proyectiles de roca y otros materiales.

¡RAPIDO! ¡RAPIDO!

Al otro lado del valle, rodeado de antiguas y ancestrales edificaciones, los Stormcast habían descendido y aguantaban los certeros disparos de los Ogors para proteger la columna. Mantenían una recia fila de escudos mientras enormes trozos de suelo se levantaban a sus pies. La furia de los disparo de los Ogors fue en aumento, y con cada nueva explosión, varios Stormcast eran lanzados por los aires, minando así su línea de defensa.

¡FACIL! ¡MIRAR! ¡POCO BRILLO! ¡CORRER CORRER!

Era cierto, los Stormcast estaban recibiendo un duro bombardero y estaban siendo aniquilados. Los Ogors estaban casi a distancia de carga, cuando de repente, en la retaguardia de la hueste Ogor, numerosos rayos cayeron del cielo, haciendo descender con cada impacto a los asombrosos soldados de los Stormcast.

Buscamuertes, se dio cuenta de la treta de su enemigo y gritó a sus Iron Ogors.

¡NO! ¡NO! ¡RETROCEDER! ¡TRAMPA! ¡TRAMPA! ¡HERMANO! ¡HERMANO!

Tripavil también se giró y vio que estaba muy cerca de la nueva amenaza, había poco tiempo, así que se apresuró a organizar las tropas. Gritando órdenes, hizo girar a los Leadbelchers hacia los cercanos Stormcast. Estos obedecieron y apuntaron sus cañones, descargando sus mortíferos proyectiles hacia la cegadora luz de los relámpagos. Por obra de algún caprichoso dios, las ráfagas de los Ogors alcanzaron a la primera línea de Liberator que ya marchaba hacia ellos, esparciendo entre el campo de batalla trozos de brillante armadura, liberando así, con un deslumbrante destello, sus almas de su armadura.

Por desgracia para los Ogors, el enorme carro que acompañaba a Buscamuertes intentó maniobrar bruscamente para poder apoyar a las tropas de retaguardia, pero debido a su peso, una rueda se salió y la enorme mole colapsó, incendiándose la munición y explotando en medio del valle, llevándose consigo las vidas de sus sirvientes y monturas de tiro. Buscamuertes se sorprendió de ese revés, pero siguió empujando a sus tropas para poder salvar a su hermano

¡IR IR CORRER! ¡RAPIDO!

En la retaguardia, el brillante ataque por sorpresa de los Stormcast no quedó detenido con la fuerza de los Leadbelchers. Aunque habían causado muchos estragos, de entre los restos brillantes de armadura de sus compañeros de armas, una partida de Decimators emergió, y junto con un Knight-Heraltor y dos Lord-Celestant, uno de ellos montando en un temible Dracoth, iniciaron su temible carga.

Buscamuertes se apresuraba pero pese a su dura marcha, los Stormcast alcanzaron antes a las tropas de Tripavil. Los Leadbelchers y el Carnicero fueron superaros fácilmente. No hubo piedad, tampoco la pidieron. Los Decimators giraron frenéticamente sus hachas, destripando con rápidos movimientos a los Leadblechers mientras que el Knight-Heraltor y el Lord-Celestant a pie arroyaron salvajemente a Tripavil, que no tuvo oportunidad de contraatacar. Su cuerpo fue perforado rápidamente por múltiples partes, y para rematar el asalto, la rápida espada del Lord-Celestant segó el cuello de Tripavil.

Buscamuertes grabó en su retina como la testa de su hermano giraba en el aire, lejos de su cuerpo, y cómo de su cuello brotaba un enorme geiser de sangre mientras el cuerpo se desmoronaba en su propio charco de sangre.

¡¡¡NOOOOOOOO HERMANO!!! ¡¡¡¡ROAAAAAAAAAAAAAARRRGGGHHHHH!!!!

Los enormes cuerpos de los Iron Ogors chocaron por fin contra las tropas Stormcast. Los Sigmaritas supieron reaccionar con determinación, logrando despedazar a los pesados Ogors, pero la furia de estas enormes criaturas de carne causó destrozos entre los Stormcast haciendo volar cascos y armaduras. Daba igual quien matara o quien muriera, con cada muerte se producía un breve destello o una enorme salpicadura de sangre, y mirase donde se mirase la batalla estaba completamente sumida en el caos. El campo de batalla había degenerado en una pelea salvaje sin estrategia ni sentido.

¡ROAAAAAAAAAAAGH!

Buscamuertes, loco de ira, golpeaba con cólera a los Stormcast. Su furia no tenía fin, y su Ira le impedía ser consciente de la brutal carnicería que sucedía a su alrededor. Su hueste estaba casi destruida pero aun así los pocos Ogors que quedaban en pie causaban estragos entre los Stormcast. Y los Stormcast respondían con igual intensidad. Pese a que ambos bandos estaban completamente diezmados, las fuerzas se mantenían equilibradas y no había atisbo de flaqueza por ninguno de los rivales.

En el furor de la batalla, un movimiento totalmente imprevisible por parte de Buscamuertes cogió por sorpresa al Lord-Celestant a pie. El Tirano lo arrolló por la espada, lanzándolo al suelo. Sin darle tiempo a reaccionar, Buscamuertes aplastó rápidamente su dorado yelmo con un golpe aterrador que descargó con su colosal maza. El suelo retumbó cuando la armadura del Lord Celestant se desgarró, liberando su alma precipitadamente hacia el reino Sigmarita.

Confundido, el Knight-Heraltor alzó su cuerno para invocar su poder, pero Buscamuertes, sin ni siquiera apuntar, le lanzó su lanza, y el tiro certero lo atravesó de lado a lado. De nuevo con una fuerte detonación seguida de un destello se liberó el alma del héroe Sigmarita.

Con los ojos inyectados en sangre, Buscamuertes levantó la cabeza y buscó a su siguiente contrincante. A su alrededor solo había tropas heridas y soldados quebrados, pero el Lord-Celestant en Dracoth hizo presencia en la escena. Le señaló con el martillo a modo de reto y se abalanzó hacia él trotando sobre su pesada montura.

Buscamuertes gritó, gritó como nunca, gritó por su tribu, por su hermano, por su venganza. Y blandiendo su maza con las dos manos, se abalanzó contra el líder de los Stormast

¡DESTRUIR! ¡ROAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARRRGGGHHHHHH!

Pero un rayo cayó entre los dos contrincantes, desbocando momentáneamente al Dracoth y lanzando hacia atrás a Buscamuertes.

¡NOOOOOO! –gritó Buscamuertes

El líder Ogor se levantó con determinación esperando la embestida del Stormcast. De repente, por todo el campo de batalla empezaron a caer innumerables relámpagos.

¡TRAMPOSO! ¡REFUERZOS! ¡VENIR LUCHAR TU UNO! ¡YO UNO!

Pero a Buscamuertes le daba igual que aparecieran más Stormcast, los aplastaría a todos, a todos sin piedad. Miró de nuevo al Lord-Celestant en Dracoth y se dispuso a cargar de nuevo, pero de nuevo, enormes rayos cayeron sobre el líder Stormcast, Y su intensidad era tan fuerte que cegó la visión del Tirano.

Su ceguera duró un momento, y luchando contra la trampa del enemigo, lanzó golpes al aire intentando golpear o defenderse por casualidad. Pero nada ocurrió. Cuando recupero la visión, miró rápidamente a su alrededor, pero no había nadie. Examinó todo el valle, pero el Lord-Celestant en Dracoth no se encontraba en el campo de batalla. Y no era el único que faltaba. Las pocas tropas Celestiales que aún se mantenían en pie habían desaparecido del valle.

Buscamuertes rugió de Ira.

¡ROAAAAAAAAAAAAAAAGH! ¡NOOOOOOOOOOOOO!

Y su rugido fue contestado por una ráfaga de cientos de rayos que destruyeron las columnas, y con ellas, las reliquias.

Buscamuertes ahora bramaba y golpeaba el suelo con furia. Cuando encontraba una pieza de armadura Stormcast la aplastaba y destruía sin piedad. No quería ver nada de esas malditas tropas. Las odiaba, las despreciaba.

¡VOLVER GUSANO! ¡LUCHAR! ¡VOLVER!

De mientras, en el cielo del valle, las nubes se retiraban, y una pálida luz que anunciaba el anochecer acarició los ensangrentados cadáveres Ogors y centelleó con los trozos de doradas armaduras Stormcast.

¡KOBARDE!

A su lado, algunos Ogors heridos empezaron a agruparse. Buscamuertes finalmente renunció a su ira. Suspiró, miró a sus malogradas tropas y sintió lástima. Su ira se disipó y cayó en la desolación. En su vacío, se puso de rodillas entre los restos de la columna y agarró con las manos la ceniza de las reliquias… Su hermano, su hueste, su tesoro, todo perdido.

¡TRIPAVIL HERMANO!

Y ese grito fue el último de aquel día. Cerró con fuerza su puño y la arena empezó a rebosar de su mano cerrada. El viento se llevó parte de ella, y en ese momento, Buscamuertes se sintió sólo, sólo y abandonado. Totalmente perdido.

Pero no era cierto. Buscamuertes aún tenía algo muy valioso.

La voluntad de Sigmar lo había respetado y no había querido destruirlo ni dañarlo. Pues aquel Ogor merecía morir a manos de un campeón de su mismo calado. Así que por recompensa a su valentía, cuajó la retirada de las tropas del Orden y bendijo a aquella criatura con un don que nunca antes se había otorgado a un enemigo.

Así fue como la voluntad de Sigmar quiso que Buscamuertes viviese, y que viviese, muchos años haciendo honor a su coraje mostrado, y años más tarde moriría en una pelea justa, épica y honorable. Tal como el Tirano querría que fuera.

La sabiduría de Sigmar había sido benevolente con aquel guerrero que amó a su familia y respetó a su gente por encima de su codicia. Hoy Buscamuertes había vencido con honor. Y con esta complacencia, la voluntad de Sigmar abandonó aquel lugar.



sábado, 2 de septiembre de 2017

The Ruins of Hashtein


The war host of the Chaos Knights marched quietly among the ruins of Hashtein. The morning mist had risen very early, and as the day passed, it grew thicker and thicker. The black horses behaved in a wilder than normal way and threw loud snorts accompanied by a halo of vapor that melted with mist.

The Lord Commander was marching at the beginning of the line, absorbed in his thoughts. His mind was distracted, tormented again by terrible visions of the past. Visions of when his troops defended the old world from fall. Visions of how he directed his Bretonian armies to deal with Archaon while his brother defended the city of Ganf before the arrival of a host of vampires.

In that dark age, the Bretonians, the humans and the rest of the armies of the alliance fought to the last man, but they lost hope battle after battle. And that desperation reached the heart of the Lord Commander when he saw all his faithful friends covered in blood, eviscerated and stabbed by the fearsome weapons of Chaos.

In that moment of absolute solitude, with no possibility of victory, bleeding from dozens of wounds staining his golden armour, and surrounded by the Chaos army, the Lord Commander threw his sword, fell on his knees on the battlefield and blasphemed against Sigmar, denying their faith. In that forgotten battle, as his soul fell into darkness and waited for death. Multiple whispers flooded the mind of the Lord Commander, and then the Lord Commander understood Archaon's message and found a meaning in a new life.

A new life consecrates to death and destruction. A new life dedicated to Chaos. At that moment his armour began to release a white vapor, and as that vapor dissipated, the color of his armor became more and more black. The Lord Commander, with his new faith, picked up his sword again, stood, and the hosts of Chaos that surrounded him knelt and bowed. Since then, the Lord Commander led the hosts of Chaos and followed in Archaon's footsteps through all immaterial portals, conquering and devastating his enemies, to this day.

Among the walls of the Hashtein ruins, several shadows moved quickly.

One of the Knights approached the Lord Commander to whisper something. He did not answer immediately, but the words helped him to abandon his thoughts and focus again on reality. True, something was moving near the column. Something was coming.
Suddenly, out of the white haze of green tones of grass and grayish colors of the stone, a host of Ghouls rushed against the knights of Chaos. His soldiers, tanned in innumerable battles, quickly prepared their spears and rushed against the attackers.

The Lord Commander, turned his mount towards the attacker, and valued the situation. It looked like a small battle band that was not going to pose problems for them.

But a winged shadow darkened the ceiling of the fog. The shadow grew larger and larger as it approached the ground, and a fetid odor began to flood the ruins of Hashtein. The shrieks of the shadow collapsed the ears of the troops of Chaos. The Lord Commander was not intimidated, and he and his guard prepared for the fight.

The Chaos host chased the shadow's movements until it landed on the ground. The undead flesh mole made a great noise, and collapsed several columns and walls of the ruins.

The shadow was terribly large, but without any doubt of his talent, the knights threw themselves into the menace. There was no time for more glory. The shadow opened the mist with a simple flutter, dissipating it and revealing its silhouette. It was a fearsome Terrorgheist, a dragon-sized bat that emitted dreadful evil sounds.

But for the Lord Commander the real danger was not the mount, but the Rider. An Aberrant King Ghoul was riding the Terrorgheist, and the presence of both creatures caused a terrible and powerful magic flowed by the blood thirst of both creatures.

The knights charged the Terrorgheist, wounding him deeply in the sides with his spears. With a terrible lament, the huge bat waved its wings desesperately. One claw scratched the mist, but the other caught up with the Lord Commander, knocking down his mount and throwing it heavily to the ground.

The Terrorgheist, disturbed by the pain, rushed at the Knights of Chaos, sending terrible stabs with their claws and mighty bites that allowed him to feast on the bodies he was pulling out from their mounts.

Meanwhile, the Lord Commander, seriously injured and deprived of his black horse, attempted to grab his sword that had fallen near him, but before he could reach it, the ghoulish figure of King Ghoul leapt from the Terrorgheist and stepped hard on the sword of the Lord Commander.

The battle was being brutally flooded with the shouts of Chaos troops and noises of ripped metal. The fog tinged red as more and more shadows pierced the fog and pounced on the Knights of Chaos. The Lord Commander cursed his fate and begged Archaon an opportunity to sell his life to such a vile enemy.

The fetid King Ghoul approached the Lord Commander. The Chaos Lord, full of rage, tried to hit him with his gauntlet, but King Ghoul had no difficulty in stopping and grabbing his fist with a claw while with the other he threw a blow, tearing off the helmet that was projected through the mist.

King Ghoul clutched the limbs of the Lord Commander and drew his stinking breath. Face to face, the Lord held his gaze with hatred against his rival, since there was nothing he could do, but he was not going to give her the pleasure of distinguishing his apprehension.

The vision of King Ghoul's disfigured body was aberrant. The Lord Commander prayed to the gods of Chaos to offer his soul as the last act of sacrifice. King Ghoul came even closer, but instead of attacking, he approached his ear, and in a keen tone said:

-         - "Blood always calls us, does not it, brother?"

The Lord Commander opened his eyes wide. How was it possible? It was him? The Lord Commander stirred and looked at him with disbelief for the last time. It could not be, that grotesque creature that was devastating his host was his brother? But how was it possible?

There was no time for more thoughts. The King Ghoul rushed furiously into the throat of the Lord Commander, disembowelling him and feasting endlessly on his blood.

Around that scene, the battle continued. But the shouts of the soldiers and the neighing of the horses gradually weakened.


It was late afternoon when the haze subsided, but there was no trace of battle in the ruins. No soldiers, no horses, no traces of blood. Nothing. Only a helmet marked by the claws of some strange creature lay in that place, in the ruins of Hashtein.


Drobbit Store 
2017 AOS Campaign 
Group 5: Gerard Vs Alex 800 points

martes, 15 de agosto de 2017

La Fiesta.

El Palacio de Bemt del mundo árido de Hasgon pertenece al Gobernador Planetario Argus Bemt, descendiente primogénito de la familia aristocrática Bemtsan. Una larga dinastía nobiliaria que había gobernado el planeta de forma democrática y continua durante los últimos milenios.

Los orígenes del Palacio son antiguos, tan antiguos que partes de su estructura han sido datadas anteriores a la caída de Horus. Es más, Argus se vanagloria inmodestamente de que el Emperador en persona llegó al planeta durante La Gran Cruzada, y que llegó a postrarse ante el supremo Regente de Hasgon (el Emperador Geon de Bemtsahin antepasado directo de Argus) en la sala capitular del Palacio para solicitar la anexión de Hasgon al Imperio, evento que, por supuesto, aconteció ante el beneplácito del Regente Geon. Y la vanidad de Argus alcanza a relatar de cómo modestamente la familia regente decidió enviar millones de tropas voluntarias a la Cruzada de la Humanidad, y cómo los valientes soldados de Hasgon llegaron a liberar cientos de mundos en nombre de Geon de Bemtsahin y del Emperador.

Y esas son todas las historias de guerra de Hasgon, porque Hasgon es un mundo árido, no hay cosechas abundantes ni minerales ni tecnología. La mayoría de la población vive en ciudades colmenas subterráneas dedicadas a la agricultura hidropónica y a la destilación del agua de la sal. Y su historia es tan yerma como su planeta, y desde la Gran Cruzada, ninguna plaga, invasión o terror ha azotado Hasgon. Es por ello que Argus Bemt ni quiere ni desea una guerra. Tan sólo se dedica a pagar sus diezmos al Imperio sin demora, proveyéndolos de mano de obra para mundos agrarios o mineros, o para el Astra Militarum. Y nadie de los que se envían regresa jamás, porque no hay nada por lo que merezca volver a Hasgon. Pero el sentimiento es mutuo, porque para Argus Bemt no hay nada que merezca la pena en el Imperio, porque él ya tiene lo que necesita. Un planeta para él sólo.

Así pues, Argus Bemt sólo puede lucirse contando historias durante los eventos que organiza periódicamente en su majestuoso Palacio, con sus veinte hectáreas de verdes pastos cubiertos por una bóveda cristalina, que reluce entre los mares de sal y arena del planeta.

Pero hoy la Mansión Bemt se encuentra ocupada por más gente que la habitual. Todos los altos oficiales de la Guardia de Defensa del Planeta así como altos cargos del Ministorum, ciudadanos ilustres y otros fieles al Imperio con ostentosos cargos públicos o privados habían venido de todas las partes del planeta.

Y Argus, el hombre más poderoso y rico de Hasgon, ejerce de anfitrión ante la majestuosa recepción que organiza para todas estas importantes personalidades por lo que no ha escatimado ni en comida, ni en alcohol, ni en otro tipo de vicios.

El motivo de la fiesta bien merece todas estas atenciones dada la situación actual. A lo largo del Ciclo solar (que equivale a tres años en Terra, pero debido a la presencia de dos soles no hay estaciones diferenciadas) se habían producido ciertas alteraciones e insubordinaciones en las colonias. Y lo más grave es la aparición de marcas y cultos demoniacos, nunca anteriormente presenciados en el planeta.

E iban en aumento.

Así pues había un clima de insurrección que se respiraba en todo Hasgon. Y Argus pretendía con esta recepción unir los lazos de distintas personalidades y fortalecer las relaciones con todas las facciones. Había que hacer frente común, porque Argus quería unidad, quería control, quería que todo siguiera igual. Porque sabía que Imperio no es ciego, y si esta situación iba en aumento, el  Astra Militarum vendría a hacer una visita. Y eso supondría la presencia de un Lord Comandante u otra peor personalidad que tomaría el control del planeta. Y habría juicios e inquisición, y Argus no quería acabar como su tatarabuelo Frederich deBremt que no resistió los juicios por tráfico ilegal y se pegó un tiro.

Así pues, Argus estaba dispuesto a todo para que la situación no cambiara. Y para ello había ordenado que todos los gobernantes sitiaran sus ciudades y que  vigilaran a sus ciudadanos. Cualquier delito era duramente castigado y cualquier delator era bien pagado.

La recepción progresaba espléndidamente. Habían llegado a ese punto de la fiesta donde los comensales empezaban a desinhibirse influenciados por todas las sustancias presentes en la fiesta y estaba alcanzando un clímax desvergonzante e inocente.

En ese momento Argus recibió una llamada. Por lo visto, un convoy con 200 insurgentes medio enfermos habían intentado escapar de la Ciudad Colmena de Fadonpor, y ahora se encontraban retenidos por las tropas de defensa a 50km del Palacio de Bemt.

“Putos bastardos” chilló Argus. Y en ese momento se le ocurrió una gran idea.

"¡Traedlos, traed a esos malnacidos a los muros del Palacio!". Le chilló al comunicador.

Al cabo de una hora, a las afueras del palacio, con el frío insultante de la noche del desierto, se agolpaban tiritando centenares de personas de todas las edades y sexo.

Una veintena de soldados vigilaba al grupo, y del porticón principal del palacio surgió Argus acompañado por las personas más importantes del planeta. Exactamente eran seis veces seis grupos de personas. Los treinta y seis ilustres.

Argus llamó al capitán de seguridad del Palacio y ordenó armar a sus invitados. Mientras tanto, Argus cogió una pistola, se acercó al grupo de detenidos, y sin mediar palabra, disparó a la figura más cercana, sin diferenciar si era hombre o mujer, niño o anciano.

Todos los detenidos chillaron horrorizados mientras los comensales reían o miraban con curiosidad la escena que estaba protagonizando su anfitrión.

Argus les gritó:

“¡Desnudaros malditos!¡desnudaros  y cavad! ¡Cavad hondo por vuestras vidas, ¡Cavad! Porque sólo el calor que desprende las entrañas de este maldito planeta os puede salvar!”.

Y así lo hicieron, tras verse obligados a desvestirse, con el frió del desierto azontando su temblorosa piel empezaron a cavar con las manos desnudas en la arena del desierto. La ropa acumulada fue prendida en fuego, y las llamas serpenteantes de la hoguera se reflejaban en los blancos y desnutridos cuerpos de los detenidos.

De mientras, en el palacio se seguía bailando y bebiendo y fornicando al son de la música.

En el muro exterior de la bóveda, el olor de la ropa quemada era penetrante. Argus contempló con ojos de locura los trabajos de los detenidos. Alguno de los invitados lo imitaba, mientras otros mantenían su borrachera activa a base de más licor. Alguno insultaba a los detenidos y algún disparo desataba el terror entre los cuerpos desnudos, no por ello sin que dejen de cavar. Todo el mundo lo sabía, pero nadie queríaadmitirlo. El hedor crece mientras los anos de los asustados detenidos dejan escapar su contenido por puro terror. Todos creen que podrán evitar lo ya inevitable, pero no va a ser así. La muerte se acerca.

Argus no dejaba de contemplar el foso, con los ojos bien abiertos, sin pestañear. Cuando cree que es  bastante profundo, escupe al grupo y les insulta

"¡Al fuego con vosotros, cerdos!", chilla, y se desata el éxtasis entre los comensales.

La sinfonía empieza con el primer disparo de la pistola Laser de Argus . Acto seguido, el resto de los comensales no tardan en unirse a su concierto con el resto de sus armas. Todos son luces de colores brillando contra la pared del muro. El éxtasis y la adrenalina hacen buen cóctel con las armas y el alcohol.

Entre el traqueteo de las armas y las descargas laser, se oyen los desgarrados gritos impotentes de los detenidos. Los cuerpos caen unos sobre los otros, formando macabros montículos donde con la luz de las armas se reflejan rostros llenos de pánico y terror.  Los disparos se suceden  sin descanso, sin distinción. Todo el caos se funde en la misma masa. La humareda crece, los gritos agonicos no. Es tal la barbarie, que la potencia de los Laser logra prender en los cuerpos.

Las llamas se avivan. Los cuerpos crepitan, pero los comensales siguen disparando. Y siguen y siguen, hasta que vacían los cargadores.

Pero no llega el silencio. Gritos de júbilo y locura se suceden alrededor de la hoguera. Los invitados, con sus caras hinchadas y rojas por el alcohol y la enajenación del que habían sido participes, empiezan a bailar, a aplaudir y girar sobre ellos mismos mientras lanzaban alabanzas a Argus y al emperador. La propia guarda del palacio mira impasible la fogata. No sienten pena, incluso aprubeban esta carnicería.

Pero la fiesta no termina ahí. Los elegidos vuelven al palacio y se unen más eufóricos que nunca al resto de sus compañeros. Ahora vuelan las risas, el alcohol y otras sustancias. Volaba la ropa, y los máximos dirigentes del Planeta se daban un festín de desembocada en lujuria.

Al día siguiente morirían quinientos disidentes, y en una semana la cifra ascenderían a mil. Y al mes serán decenas de miles. Y eso sólo en una ciudad colmena.  El horror inundará Hasgon. El terror se propagará por el planeta mientras por doquier le acompaña el dulce sonido del chisporroteo de las piras comunes llenas de insurgentes.

El caos ha llegado.

(..)

Ha pasado un año en Hasgon, y Argus Bemt está agotado. Se encuentra en una sala secreta del Palacio de Bremt. En una mano sostiene una botella de licor, en la otra una pistola laser. Una mujer desnuda yace a sus pies con la cabeza reventada por un disparo. De su herida sale humo y del agujero del hueso aún borbotea sangre. El olor a carne quemada es espantoso e inunda la sala. En una esquina de la habitación hay otra mujer que presenta magulladuras y heridas por todo su cuerpo. Está encogida en el rincón, sollozando levemente

“¡Cállate puta de una vez!” le grita Bemt, y le lanza un tiro que falla estrepitosamente llevándose consigo parte del techo de la sala.

Bemt da otro trago al licor. Va desnudo, le pica el brazo, le pica el cuerpo. Se lo mira y ve de nuevo como las verrugas crecen de tamaño.

Hace una hora, le han informado de la aparición de una flota del Astra Militraum - “¡Pues atendedles joder!” – gritó a sus oficiales.

De eso hace una hora. A estas alturas las obsoletas defensas orbitales deben de estar cayendo al planeta envueltas en llamas.

No tardarán en venir. No tardarán, no.

Argus apura la botella, vuelve a mirar a la chica y le sonríe.

Se pone la boca de la pistola en la sien y dispara. El cuerpo cae hacia un lado mientras la sangre graba toda la estancia.




viernes, 4 de agosto de 2017

Stormwolf [ENG]

Gisli Binfak and his companions were uneasy inside the Stormwolf gunship. The closed spaces were not the best place to lock the Wulfen. But they all endured their bloodlust in the cargo cabin thanks to their mental stamina. They took the moorings of the ship to avoid the turbulence of the voyage.

The gunship flew over the long columns of smoke emanating from the uncontrollable fires of the coal pits. Wherever he looked, the pilot could see only a desolate landscape. The grey sky was continually fed by the thousands of fires, and the little light that filtered from the sky made it through the reddish clouds, illuminating the black ash deposited in the ground.

The planet had fallen, but the Wolves had arrived and there was still one last glimmer of hope for humanity.
(…)

The insurrection climaxed a week earlier when the Cult Genestealer took control of the planet, demolishing the hierarchy of the Adeptus Ministorum and plundering the armories of the Imperial Guard. The war spread all over the planet, and the Cult succeeded in destroying the Redoubts of the Imperial Guard. Only one regiment of the Imperial army survived in the Hive Tuvno V that continued fighting, and bleeding, and praying to the emperor.

Despair flooded their hearts, and when the most critical moment arrived with the garrison on the brink of fall, the Emperor of humanity listened to his prayers. And his prayers took the form of the Battle Cruise "Ice Floe" of the Space Wolves. The immense spaceship appeared in the orbit of the planet. And it was greeted with the warm laser welcome from the orbital defenses, but the cruiser easily silenced them.

The Wolves, surprised to find this hostility, discovered the insurrection, and located the besieged imperial regiment in Tuvno V. The Marines mobilized their troops, breaking the blockade and reinforced the Hive. The Wolves had disembarked, and the cult could no longer easily end with the Imperial resistance. But the planet was still in the hands, and little could be done.

The hierarchs of the Adeptus Ministorum met with the captains of the Wolves, and invoking the wisdom of Codex Xenos studying the consequences of the alien infestation. The conclusion was clear. The Cult was a cancer that spread very rapidly, and if necessary, it was required to execute an order of Exterminatus to destroy the planet and prevent the arrival of the Tyranids.
Imperial armies evaluated their situation and it was decided not to execute the order. It was possible to eliminate his Magus. That would break the synaptic link with the Tyranids and the horror would never reach the planet. All it needed was to locate him.

But it was an easy task. The psychic bond of the Magus was so powerful that its power reverberated in the minds of all Imperial psychics. The Runic Priests had no problem finding their location, so a simple strategy was devised. A small flyer would approach the target area which would imply that it was a mere recognition and would not raise serious suspicions. But the flyer would be a Stormwolf Gunship, which would riddance the landing zone and then release a valuable cargo, a Wulfen squadron. These powerful soldiers would quickly infiltrate the mine until they reached the target and eliminated it. The rest of the Marines would come later to give them support.

(…)

The pilot's sensors lit up, his target was close. A blinking light illuminated the cargo hold. It was the signal. The Wulfen had to prepare.

Suddenly, numerous explosions detonated around the ship, surrounding and enclosing the Gunship in an endless number of outbursts and shrapnel. Imperial anti-aircraft batteries had been deployed to protect the Magus, opening indiscriminate fire at the gunship. The surprised Stormwolf maneuvered sharply, but still received multiple hits, many of them punishing and damaging the fuselage. A fierce shot blasted the cockpit, killing the pilot instantly.

The ship's Machine Spirit took control, but with the engines burning and the flaps destroyed, it could not control the flight, and the gigantic shadow of the ship in flames turned in the air and began a spectacular fall. After a long trail of fire and smoke, Stormwolf struck hard on the ground, raising flares and explosions until the ceramic shell of the device remained motionless on the floor.

There were sparks and small fires from the ship's fuselage. The scene was devastating. Even from all this bleak panorama, the silhouette of the Stormwolf crackling with the fire that consumed it was disturbing.

A group of cultists emerged from the shadows and approached the remains. The heretics advanced with caution, surrounding the ship's debris. At the command of their leader, several of them began to place demolition charges on the fuselage of the vehicle to ensure its complete destruction.

One of them approached the landing hatch, and suddenly it opened wide. The cultist grabbed his automatic rifle and pointed with fear inward. From the darkness of the interior of the ship, numerous bright eyes returned his gaze.

The cultist shouted something to his companions, but everything happened too fast. From the darkness of the cargo hold, a huge claw with the size of a head caught the cultist and dragged him into the darkness. There were loud screams along with the sound of torn clothes, shredded meat, and broken bones. The rest of the cultists were frightened and stepped back in alarm, aiming their weapons tremulously. But they did not have time to do anything else.

The Wulfen emerged rabidly from the interior of the ship. A maelstrom of claws, lightning claws and massive hammers crushed the cultists. It seemed that panic gripped the victims and was going to be an easy victory. But driven by a vile mind, more and more cultists emerged from the shadows surrounding the Wolves. The Wulfen responded with unimaginable fury, and the enemy troops were slashed one after another.

Gisli smiled. With her Ice Claws pierced the breasts of the cultists. A succession of rapid claws ripped heads and limbs, breaking guns and bones. Screams and yells of pain filled the steaming air, but the carnage would not give way.

With the arrival of more enemies, several Wulfen were injured, but their hatred allowed them to continue fighting until the last breath. Gisli crushed, trampled, dismembered ... The cultists screamed, shot, fought. And so the carnage continued until the head of the last cultist was stabbed with a hammer as big as the size of his body.

Amid the mountain of human corpses, The Wulfen stood smiling, savoring their victory. But the victory was brief.

The demolition bombs fixed on the gunship chassis exploded. Heavy weapon ammunition and the Gunship's reactor explored at once, intensifying the destructive power of the explosives, and the shrapnel and shock wave surprised the Wulfen. All bodies leapt into the air. The whole floor rose tens of meters and fell heavily again. The smoke that caused the explosion rivaled in intensity with the burning pools of the planet.
Gisli regained consciousness buried in a sea of mud, metal and blood. An amputated arm of some cultist covered his face. He had half a torso exposed, the rest was buried in the mud and debris. Gisli cursed, could not move. I could tell I had several broken ribs and numb legs. I could not tell if I had broken them ... or even if I still had them.

But that horrible feeling was not the worst. A fetid odor flooded the sensitive mucous membranes of his snout. That smell was different, more penetrating, stronger than that of cultists, more acidic, more poisonous, less human. Wulfen clenched his teeth as he discovered what vile creatures they were dealing with. They were Genestealers. Out of the shadows emanated their formidable forms, and began to approach the wounded Wulfen.

Gisli cursed all the demons of chaos. The pain was very intense, and he could not move. He howled hard in hate. The howl produced an effect, as the Genesteares stopped moving. They were alarmed. For a moment Gisle thought her howl had frightened them, but her sharp ear brought him back to reality. Other howls were responding to Gisli. Yes. And among those howls another persevering noise was approaching. It was the unmistakable sound of the Land Raiders.


The genestealers lowered their heads and looked at Gisli. He stared at them and smiled. Maybe he was going to die there, but those bastards were not going to get better luck.